Buscar este blog

lunes, 30 de mayo de 2011

Un ebook recomendado: “Carmela Mela La Caramela”

Capitulo II


La salida prevista para el viaje se concretó un Viernes, y el conductor del bus escalera que llegó hasta el tope de gentes conocidas, no tuvo ningún reparo para amontonar a la familia con su trasteo e ir encaramando más y más personas a medida que descendía, sin que se escuchara la menor protesta, habituados a esa perniciosa costumbre por fuerza de la necesidad.

Apretujados con variados productos: sacos de café, frijol, maíz, yucas, arracachas, racimos de plátanos, delicadas frutas; amasijados con cebollas, repollos, quesos y aves, se mezclaron los olores del campo con tufaradas de almizcles envueltos en ruanas, arropados en abrigos y cubiertos con sombreros, que se alborotaban en aromas y demás vapores que enrarecían y molestaban el olfato de la niña, que no encontraba por dónde esconder o sacar su sensible nariz.

Las bulliciosas ilusiones de los campesinos en espera de buenos precios para sus mercados y las hablantinerías sobre novedades ocurridas en el transcurso de la semana, se confundían en comentarios y expresiones de pesar por la inconveniencia y el perjuicio que causaba el viaje de familias que se iban desgajando de raíz de sus lugares nativos.

Eran como las cinco de la tarde cuando el bus, en su retardado viaje con la lentitud de pare y siga, llegó a su destino.

El destartalado vehículo, quejumbroso, de latas desajustadas y roídas por el tiempo, guijarrosos senderos y breñales, se había desplazado dando tumbos por el abrupto camino, amenazando con dejarlos abandonados a su suerte, con la expectativa del porvenir frenada en los vericuetos de esos azares.

Después de recorrer el largo trayecto en declive, una caudalosa quebrada marcó el límite que dejaba atrás las encumbradas lomas.

Vadeando la corriente y salvando un empinado desnivel del terreno, apareció de repente la planicie tapizada de verdor y poblada de reses cuya presencia se anunció con un vaho de ganado lechero que perfumó el ambiente saturado de los apestosos olores que venía aspirando Carmelita, quien no perdía ningún detalle del accidentado recorrido y que le hizo exclamar aliviada.

- ¡Por fin! - cuando alguien dijo:

- ¡Hasta aquí los trajo el río!

Cruzaron un pequeño riachuelo que advirtió la cercanía a la meta del viaje, casi una legua antes de entrar al poblado, luego se desviaron, precisamente frente al tercer río que había contado la niña. Se adentraron por un estrecho y corto callejón cercado de alambres, en el que se entrelazaban yerbas, plantas y enredaderas de florecitas blancas, moradas y amarillas, para separar un potrero de suave y ondulado terreno poblado de frondosos árboles que extasiaron su mirada.

Cuando se detuvieron frente a la escuela, el conductor, su ayudante y unos cuantos voluntarios bajaron rápidamente los chécheres maltrechos y gastados que constituían las escasas pertenencias, que como muebles usaba la familia.

La diligencia de tantas manos, contribuyó a hacer menos dura la despedida de Laura, que amonestada por un indelicado pitazo, interrumpió los abrazos que daban por concluido el nostálgico adiós.

La natural novelería por la llegada de la nueva familia no se hizo esperar, y con el pretexto de darle la bienvenida, salieron casi todas las vecinas a presenciar el acontecimiento, a saludar, a ponerse a sus órdenes y tener un motivo de conversación y chismorreo que les distrajera la atención por algunos días.

En la esquina de la escuela, se apostó la vieja más fea que Carmelita hubiera visto en sus cortos años. Morena, alta y desgarbada, cubría su cabeza con un sombrero de paja del que se escapaba una trenza destejida de greñas entrecanas. Apretaba la sonrisa con sus dientes desnivelados que le torcían la boca, achicando de paso, la mirada del ojo izquierdo, perdido en remangado párpado.

Su falda ancha de florones colorados, llegaba a la mitad de unas zancas palilludas y parecía pronta a levantar el vuelo.

Cargaba un perro de pelos largos y mugrientos, cuya suciedad ocultaba su blancura original. El animal era objeto de sus esmerados cuidados y mientras observaba la escena del rápido descargue de corotos pobres, le sacaba pulgas, sin inmutarse por la repugnancia que despertaba en los presentes.

Carmelita, que vivía como en un cuento fantástico en su pequeño mundo infantil, dominado por el influjo de lo maravilloso, prontamente la identificó como la maléfica bruja que hizo dormir a la princesa Aurora por cien largos años.
Esta estremecedora visión la hizo salir despavorida, sintiéndose observada, y en su alocada carrera, mirando hacia atrás para cerciorarse que no la persiguiera, para hechizarla con el extravío de su ojo izquierdo, se enredó con una carreta que venía empujando un muchacho, el cual al verla por el suelo, echó a reír en sonoras carcajadas burlonas que incomodaron a la pequeña, a quien solo se le ocurrió decir.

- ¡Fíjese por donde camina!

Parado con su armatoste al hombro, hecho de una guadua que terminaba en un gran carreto, formado por dos ruedas de madera y un palo atravesado en forma de cruz que le servía de manivela, cruzó el pie derecho en punta por encima del izquierdo y sobre el travesaño de su elemental artefacto objeto de juegos y trabajo, dobló los brazos para apoyar la barbilla y con aires de hombre adulto, asumió una pose de sobradora petulancia para discutir con la niña.

- ¡Pues sí! No ve que la que no se fija es usted. Uno tiene que caminar mirando para adelante, niña.

- Voy a decirle a Laura - gimoteó amenazante Carmelita.

- ¡Dígale a la tal Laura! ¡Mire cómo tiemblo! - y empezó a mover las manos y el cuerpo con animada risa, fingiendo una nerviosa convulsión.

- Pues pa´ que sepa, repuso la niña, Laura es la maestra.


- Lo voy a hacer castigar.

- ¡Uuujm! ¿Yo acaso estoy en la escuela?

- Mentiroso, todos los niños van a la escuela.

- Si, pero yo no voy a volver, porque a mi no me gustan las escuelas, ni los maestros enojones que me hacen perder los exámenes. A mi lo que me gusta es trabajar y tener plata pa´ gastar y comprarme una bicicleta.

- Pues Laura va a ir a su casa para que lo entren a estudiar- enfatizó Carmela, convencida, que la escuela se había hecho para que los niños se conocieran, jugaran, la pasaran entretenidos y enterados de los sucesos de los pueblos y la vida de los vecinos, como ella, que por tener esa institución como casa, vivía muy a gusto en tan privilegiado lugar.

Le parecía un despropósito oír al niño calificar de enojones a los profesores, que ella concebía amables y comprensivos como Laura, la única maestra que hasta la presente había tenido y que enseñaba sumas, restas, las tablas de multiplicar, canciones, juegos, cuentos, historias y las cosas que los niños aprendían.

En medio de la porfiada contradicción, viendo que la niña no se levantaba rápido, el muchacho descargó la carreta a un lado para ayudarla, pero ella le retiró la mano con repelente palmada, manifestando la molestia con una mirada de disgusto.

Haciendo caso omiso, el chico la tomó de su delgado brazo, obligándola a ponerse en pie y al notar que cojeaba un poco, le preguntó con gesto preocupado si se había lastimado mucho.

Carmela, que en casos de golpes, peleas y demás tropezones contra el mundo no daba quejas, porque sabía que a cambio de un consuelo recibía reprimendas y censuras, seguidas de la acusación “¡Eso te pasa por estar neciando!” fingiéndose valiente, no lloró y dijo que nada le dolía, aunque tenía lastimada una rodilla.

Increpándose una a otro reanudaron el debate, que fue suavizándose a medida que se culpaban y se objetaban. Consciente el muchacho que la niña era extraña en el lugar y no conocía nada ni a nadie, la invitó a seguirlo, para mostrarle donde podía limpiarse la sangre, que en hilitos manaba de la rodilla, se deslizaba por la pierna y manchaba sus medias blancas.

Acompañados con el golpeteo de los tarros al chocarse unos contra otros, anduvieron un corto trecho, conversando con el lenguaje simpático de la mayoría de los niños, hasta llegar a una acequia grande, que se deslizaba por debajo de un angosto puentecito, que daba paso al camino.

La copiosa agua cristalina, embellecía y daba un fresco verdor al paraje e hizo olvidar completamente a Carmelita, las impertinencias del muchacho, admirando lo que nunca había visto en la fría montaña: Niños solos, bañando y jugando en la corriente, sin nadie que los cuidara y ya entrado el anochecer.

Para seguir adelante con esta historia, acercate a la Libreria Norma o a Todoebook y llevate tu ejemplar.

NOOK actualiza su dispositivo de lectura digital

Barnes & Noble una de las principales tiendas de libros electrónicos en Estados Unidos, ha lanzado la nueva versión de lector de libros electrónicos Nook, el Nook Touch, que incorpora la nueva pantalla Pearl de la empresa E-Ink, táctil, de 6 pulgadas.

En este modelo desaparece la pequeña pantalla inferior de LCD de su predecesor Nook Color.

El dispositivo, que pesa sólo 210 gramos, opera con sistema Android 2.1, y es compatible con los formatos ePub y PDF. Incorpora funcionalidades para tomar notas, compartir lecturas a partir de la red social Nook Friends y préstamo de libros. Mediante conectividad wi-fi (pero no 3G), permite a los usuarios estadounidenses el acceso directo a la librería de Barnes & Noble. Puede llegar a almacenar cerca de 1.000 libros con una memoria de 2GB, que se puede ampliar hasta los 32 GB mediante tarjetas microSD. Nook Touch se vende al precio de 139 $ y, de momento, sólo se comercializa en EEUU.

Tomado de: ediciona

viernes, 27 de mayo de 2011

Un cuento para el FDS

Howard Phillips Lovecraft (1890 – 1937) fue autor de novelas y relatos de terror y ciencia ficción. Es considerado un gran innovador del cuento de terror, al que aportó una mitología propia (los mitos de Cthulhu), desarrollada en colaboración con otros autores y aún vigente. Su obra constituye un clásico del terror cósmico materialista, una corriente que se aparta de la temática tradicional del terror sobrenatural (satanismo, fantasmas), incorporando elementos de ciencia ficción (razas alienígenas, viajes en el tiempo, existencia de otras dimensiones). Cultivó también la poesía, el ensayo y la literatura epistolar.


POLARIS
El resplandor de la Estrella Polar penetra por la ventana norte de mi cámara. Allí brilla durante todas las horas espantosas de negrura. Y durante el otoño, cuando los vientos del norte gimen y maldicen, y los árboles del pantano, con las hojas rojizas, susurran cosas en las primeras horas de la madrugada bajo la luna menguante y cornuda, me siento junto a la ventana y contemplo esa estrella. En lo alto tiembla reluciente Casiopea, hora tras hora, mientras la Osa Mayor se eleva pesadamente por detrás de esos árboles empapados de vapor que el viento de la noche balancea. Antes de romper el día, Arcturus parpadea rojozo por encima del cementerio de la loma, y la Cabellera de Berenice resplandece espectral allá, en el oriente misterioso; pero la Estrella Polar sigue mirando con recelo, fija en el mismo punto de la negra bóveda, parpadeando espantosamente como un ojo insensato y vigilante que pugna por transmitir algún extraño mensaje, aunque no recuerda nada, salvo que un día tuvo un mensaje que transmitir. Sin embargo, cuando el cielo se nubla, consigo conciliar el sueño.

Nunca olvidaré la noche de la gran aurora, cuando jugaban sobre el pantano los horribles centelleos de la luz demoníaca. Después de los destellos llegaron las nubes, y luego el sueño.

Y bajo una luna menguante y cornuda, vi la ciudad por primera vez. Se asentaba, callada y soñolienta, sobre una meseta que se alzaba en una depresión entre extraños picos. Sus murallas eran de horrible mármol, al igual que sus torres, columnas, cúpulas y pavimentos. En las calles había columnas de mármol en cuya parte superior se alzaban esculpidas imágenes de hombres graves y barbados. El aire era cálido y manso. Y en lo alto, apenas a diez grados del cénit, brillaba vigilante esa Estrella Polar.

Mucho tiempo estuve contemplando la ciudad sin que llegara el día.

Cuando el rojo Aldebarán, que parpadea a baja altura sin ponerse, llevaba ya hecho un cuarto de su camino por el horizonte, vi luz y movimiento en las casas y las calles. Formas extrañamente vestidas, a un tiempo nobles y familiares, deambulaban bajo la luna menguante y cornuda; los hombres hablaban sabiamente en una lengua que yo entendía, si bien era distinta de la que conocía. Y cuando el rojo Aldebarán hubo recorrido más de la mitad de su trayecto, volvió el silencio y la oscuridad.

Al despertar ya no fui el de antes. Había quedado grabada en mi memoria la visión de la ciudad, y en mi alma había despertado un recuerdo brumoso, de cuya naturaleza no estaba entonces seguro. Después, en las noches de cielo nublado en que podía dormir, vi con frecuencia la ciudad; unas veces bajo los rayos cálidos y dorados de un sol que nunca se ponía y giraba alrededor del horizonte. Y en las noches claras, la Estrella Polar miraba de soslayo como no lo había hecho nunca.

Gradualmente, empecé a preguntarme cuál podía ser mi sitio en aquella ciudad de la extraña meseta entre extraños picos. Contento al principio de contemplar el paisaje como una presencia incorpórea que todo lo obsevaba, deseé luego definir mi relación con ella, y hablar con los hombres graves que a diario discutían en las plazas. Me dije a mí mismo: "Esto no es un sueño; pues, ¿por qué medio puedo probar que es más real esa otra vida de las casas de piedra y ladrillo, al sur del siniestro pantano y del cementerio de la loma, donde cada noche la Estrella Polar atisba furtiva por mi ventana?".

Una noche, mientras escuchaba el discurso en la gran plaza de numerosas estatuas, experimenté un cambio, y noté que al fin tenia forma corporal.

Pero no era un extraño en las calles de Olathoe, la ciudad de la meseta de Sarkia, situada entre los picos Noton y Kadiphonek. Era mi amigo Alos quien hablaba, y su discurso era grato a mi alma, ya que era el discurso del hombre sincero y del patriota. Esa noche tuve noticia de la caída de Daikos y del avance de los inutos, demonios achaparrados, amarillos y horribles que cinco años antes habían surgido del desconocido occidente para asolar los confines de nuestro reino y sitiar muchas de nuestras ciudades. Una vez tomadas las plazas fortificadas al pie de las montañas, su camino quedaba ahora expedito hacia la meseta, a menos que cada ciudadano resistiese con la fuerza de diez hombres. Pues las rechonchas criaturas eran poderosas en las artes de la guerra, y no conocían aquellos escrúpulos de honor que impedían a nuestros hombres altos y de ojos grises, habitantes de Lomar, emprender una conquista despiadada.

Mi amigo Alos mandaba todas las fuerzas de la meseta, y en él se cifraba la última esperanza de nuestro país. En este momento, hablaba de los peligros que había que afrontar, y exhortaba a los hombres de Olathoe, los más bravos de los lomarianos, a perpetuar la tradición de sus antepasados, quienes al verse obligados a abandonar Zobna y desplazarse hacia el sur ante el avance de los hielos (incluso nuestros descendientes tendrán que dejar un día las tierras de Lomar), barrieron gallarda y victoriosamente a los gnophkehs, caníbales belludos y de largos brazos que se oponían a su paso. Alos me había rechazado como guerrero, ya que era débil y propenso a extraños desmayos cuando me sometía a la fatiga y al esfuerzo. Pero mis ojos eran los más agudos de la ciudad, a pesar de las largas horas que yo dedicaba cada día al estudio de los manuscritos Pnakóticos y del saber de los Padres Zbanarianos; de modo que mi amigo, no queriendo condenarme a la inacción, me concedió el penúltimo deber en importancia: me envió a la atalaya de Thapnen para hacer allá de ojos de nuestro ejercito. En caso de que los inutos intentasen conquistar la ciudadela por el estrecho paso que hay detrás del pico de Noth, y sorprender por allí a la guarnición, yo debía encender la señal de fuego que advertía a los soldados que aguardaban, y salvar la ciudad de su inmediata destrucción.

Subí solo a la torre, ya que los hombres fuertes eran todos necesarios abajo en los desfiladeros. Tenía el cerebro dolorosamente embotado por la excitación y el cansancio, ya que no había dormido desde hacía muchos días; pero mi resolución era firme, pues amaba mi tierra natal de Lomar, y la marmórea ciudad de Olathoe, situada entre los picos Noton y Kadiphonek.

Pero cuando estaba en la camara más alta de la torre, percibí la luna roja, siniestra, menguante, cornuda, temblando entre los vapores que flotaban sobre el lejano valle de Banof. Y a través de su abertura del techo brilló la pálida Estrella Polar, parpadeando como si estuviera viva, y mirando furtiva como un demonio de tentación. Creo que su espíritu me susurró consejos malvados, sumiéndome en traidora somnolencia con una rítmica y condenable promesa que repetía una y otra vez: "Duerme, vigía, hasta que las esferas Giren veintiséis mil años Y yo regrese Al lugar donde ahora ardo.

Después, otros astros surgirán En el eje de los cielos Atros que sosieguen, astros que bendigan Sólo cuando mi órbita concluya Turbará el pasado tu puerta".

En vano traté de vencer mi somnolencia, intentando relacionar estas extrañas palabras con alguno de los saberes celestes que yo había aprendido en los manuscritos Pnakóticos. Mi cabeza, pesada y vacilante, se dobló sobre mi pecho; y cuando volví a mirar, fue en un sueño, y la Estrella Polar sonreía burlonamente a través de una ventana, por encima de los horribles y agitados árboles de un pantano soñado. Y aún continúo soñando.

En mi vergüenza y desesperación, grito a veces frenéticamente, suplicando a las criaturas soñadas de mi alrededor que me despierten, no vaya a ser que los inutos suban furtivamente por detrás del pico de Noton y tomen la ciudadela por sorpresa; pero estas criaturas son demonios: se ríen de mí y me dicen que no sueño. Se burlan mientras duermo; entretanto, puede que los enemigos achaparrados y amarillos se estén acercando a nosotros con sigilo. He faltado a mi deber y he traicionado a la marmórea ciudad de Olathoe. He sido desleal a Alos, mi amigo y capitán. Sin embargo, estas sombras de mis sueños se burlan de mí. Dicen que no existe ninguna tierra de Lomar, salvo en mis nocturnos desvaríos; que en esas regiones donde la Estrella Polar brilla en lo alto, y donde el rojo Aldebarán se arrastra lentamente por el horizonte, no ha habido otra cosa que hielo y nieve durante milenios, ni otros hombres que esas criaturas rechonchas y amarillas, marchitas por el frío, que se llaman "esquimales".

Y mientras escribo en mi culpable agonía, frenético por salvar a la ciudad cuyo peligro aumenta a cada instante, y lucho en vano por liberarme de esta pesadilla en la que parece que estoy en una casa de piedra y de ladrillos, al sur de un siniestro pantano y un cementerio en lo alto de una loma, la Estrella Polar, perversa y monstruosa, mora desde la negra bóveda y parpadea horriblemente como un ojo insensato que pugna por transmitir algún mensaje; aunque no recuerda nada, salvo que un día tuvo un mensaje que transmitir.

miércoles, 25 de mayo de 2011

E-books superan en ventas a libros impresos


Esta semana la tienda la librería digital mas grande del mercado, Amazon, anunció un importante dato para el mundo de los ebooks, pues de acuerdo con sus datos de ventas, las estadísticas afirman que de cada 100 libros impresos vendidos en Amazon.com, se vendieron 105 libros digitales logrando mostrar los adelantos de mercado que ha conseguido este nuevo formato.Aunque la distancia en ventas entre los dos productos aun es mínima, ya deja entre ver el brillante futuro que esta alcanzando, a pasos agigantados, este nuevo formato. 

Una de las razones del éxito de Amazon en la comercialización de libros digitales es que aunque cuenta con su propio dispositivo de lectura, el Kindle, los libros comercializados en su portal son compatibles con otros tipos de lectores distribuyendo así, contenidos para iPad o iPhone, teléfonos inteligentes y Android Tablet PC, así como una versión reciente para la “web” que puede examinarse desde cualquier ordenador o navegador habilitado.

Por supuesto los datos se refieren al mercado de Estados Unidos y no se han contrastado con los resultados de venta en otras partes del mundo.

lunes, 23 de mayo de 2011

Un adelanto de Carmela

Despues de mucho anunciarla ya está disponible para todos nuestros lectores la nueva novela "Carmela Mela La Caramela" de la escritora colombiana Haydée Rivera. A continuación los dejamos con un abrebocas de esta obra narrativa del costumbrismo colombiano. Esperamos tus comentarios y apreciaciones.


A sus escasos ocho años y sin pleno uso de razón, nada sabía Carmelita sobre pronósticos astrológicos, observaciones astronómicas, descubrimientos de leyes y teorías científicas que rigen el universo, los astros y su convulsionado planeta.

Ignoraba por completo las influencias de la gravitación, la atmósfera, la refracción de la luz y mucho menos sabía de radiaciones, insolaciones nocivas a la piel y los cuidados para protegerse de la lluvia, el frío y el sereno.

Lo más próximo a los saberes que podía alcanzar, en esos inhóspitos parajes de la lejana montaña donde vivía, olvidados de la civilización y del Gobierno, era el almanaque Bristol.

Oía que este pintoresco folleto era consultado por los abuelos y viejos campesinos para sembrar al ritmo de la luna en sus erráticos novilunios y para determinar los hechiceros plenilunios a los que atribuían poderes mágicos, perturbadores de la naturaleza y las facultades mentales de personas motejadas como lunáticas, victimas de ese noctámbulo satélite.

Por eso, mirar al cielo era para ella un juego sencillo y usualmente entretenido que le ofrecía noches y días con sus infinitos y vertiginosos cambios de paisajes y fenómenos multicolores que la ensimismaban en recorridos sin descanso por inmensos y difusos laberintos siderales.

Acostada en el mullido césped del patio de la escuela donde residía se escapaba hasta esos encumbrados parajes.

Se imaginaba vestida con tules y gasas de las veladas nubes, ataviada con blancos y deslumbrantes cúmulos, girar envuelta en deshilachados mantos, engalanada con los oscuros nimbos que presagiaban los inviernos y deslizándose por el arco iris para traer al campo la alegría en finas gotitas de lluvia, en intensos chubascos o fuertes chaparrones.

Justamente por eso, lo primero que observó en el pueblo donde llegaba la familia, empujada por ircunstancias incomprensibles a su candoroso discernimiento, fue el firmamento claro y despejado de un nuevo clima acariciadoramente tibio a la piel erizada y aterida de los días ordinariamente lluviosos y helados de la cordillera.

Le pareció como si hubieran llegado a un pueblo devoto del sol y estuvieran entrando en un templo indígena, a reverenciar los prodigios del astro rey.

Para seguir adelante con esta historia, acercate a la Libreria Norma o a Todoebook y llevate tu ejemplar.

jueves, 19 de mayo de 2011

Un cuento para el FDS

En busca de convertir este blog en un espacio para compartir información y cultura, iniciaremos una serie de post de cuentos e historias. Este espacio esta totalmente abierto a todos nuestros lectores, hagan sugerencias, comentarios incluso, si quieren, envien sus creaciones y les daremos su propio espacio. Tomense un momento para hacernos comentarios, queremos saber que piensan al respecto.

Para comenzar con esta serie escogimos un autor de nuestro gusto y esperamos que sea del de ustedes tambien

ISAAC ASIMOV
Nacido en Petróvichi, en la entonces República Socialista Soviética de Bielorrusia, fue un exitoso y excepcionalmente prolífico autor de obras de ciencia ficción, historia y divulgación científica.

La obra más famosa de Asimov es la serie de la Fundación, también conocida como Trilogía o Ciclo de Trántor, que forma parte de la serie del Imperio Galáctico y que más tarde combinó con su otra gran serie sobre los robots. También escribió obras de misterio y fantasía, así como una gran cantidad de textos de no ficción. En total, escribió más de 500 volúmenes y unas 9.000 cartas o postales. Sus trabajos han sido publicados en 9 de las 10 categorías del Sistema Dewey de clasificación.

Asimov, junto con Robert A. Heinlein y Arthur C. Clarke, fue considerado en vida como uno de los "tres grandes" escritores de la ciencia ficción.

ASNOS ESTUPIDOS

Naron, de la longeva raza rigeliana, era el cuarto de su estirpe que llevaba los anales galácticos. Tenía en su poder el gran libro que contenía la lista de las numerosas razas de todas las galaxias que habían adquirido el don de la inteligencia, y el libro, mucho menor, en el que figuraban las que habían llegado a la madurez y poseían méritos para formar parte de la Federacion Galáctica.

En el primer libro habían tachado algunos nombres anotados anteriormente: los de las razas que, por el motivo que fuere, habían fracasado. La mala fortuna, las deficiencias bioquímicas o biodísicas, la falta de adaptación social se cobraban su tributo. Sin embargo, en el libro pequeño no había habido que tachar jamás ninguno de los nombres anotados. En aquel momento, Naron, enormemente corpulento e increíblemente anciano, levantaba la vista, notando que se acercaba un mensajero.

-Naron -saludó el mensajero-.¡Gran señor!
-Bueno, bueno, ¿qué hay? Menos ceremonias.
-Otro grupo de organismos ha llegado a la madurez.
-Estupendo. Estupendo. Actualmente ascienden muy aprisa. Apenas pasa año sin que llegue un grupo nuevo. ¿Quiénes son ésos?

El mensajero dio el número clave de la galaxia y las coordenadas del mundo en cuestión.

-Ah, sí -dijo Naron-. Los conozco. -Y con buena letra cursiva anotó el dato en el primer libro, trasladando luego el nombre del planeta al segundo. Utilizaba, como de costumbre, el nombre bajo el cual era conocido el planeta por la fracción más numerosa de sus propios habitantes. Escribió, pues: La Tierra.
-Estas criaturas nuevas -dijo luego- han establecido un récord. Ningún otro grupo ha pasado de la inteligencia a la madurez tan rápidamente. No será una equivocación, espero.
- De ningún modo, señor - respondió el mensajero.
- Han llegado al conocimiento de la energía termonuclear, ¿no es cierto?
-Sí, señor.
-Bien, ése es el requisito. -Naron soltaba una risita-. Sus naves sondearán pronto el espacio y se pondrán en contacto con la Federación.
-En realidad, señor -dijo el mensajero con renuencia-, los Observadores nos comunican que todavía no han penetrado en el espacio.
Naron quedó atónito.
-¿Ni poco ni mucho? ¿No tienen siquiera una estación espacial?
-Todavía no, señor.
-Pero si poseen la energía termonuclear,¿dónde realizan las pruebas y las explosiones?
-En su propio planeta, señor.
Naron se irguió en sus seis metros de estatura y tronó:
-¿En su propio planeta?
-Sí, señor.

Con gesto pausado, Naron sacó la pluma y tachó con una raya la última anotación en el libro pequeño. Era un hecho sin precedentes; pero es que Naron era muy sabio y capaz de ver lo inevitable como nadie en la galaxia.

-¡Asnos estúpidos!- murmuró.

Fin.

Comentario de Isaac:Me temo que éste es otro cuento con moraleja. Pero verán ustedes, el peligro nuclear escaló puntos cuando Estados Unidos y la Unión Soviética, cada uno por su parte, construyeron la bomba de fusión, o de hidrógeno. Yo volvía a sentirme amargado.

martes, 17 de mayo de 2011

Malos hábitos de lectura

Muchas personas se quejan porque al leer no comprenden o no retienen toda la información o porque simplemente les toma mucho tiempo completar la lectura escogida. La razon de este es que en muchas ocaciones tenemos unos malos hábitos de lectura y esto dificulta nuestro procesos de comprencion y retencion de la información. He aquí algunos de los errores mas comunes a la hora de leer y consejos para resolverlos:

  • La regresión
Consiste en volver atrás sobre lo leído, antes de terminar el párrafo. Muchas veces, se hace de forma inconsciente. La regresión provoca un efecto negativo sobre la velocidad de lectura y la comprensión de lo leído, porque se divide el pensamiento, se pierde la idea general. Todavía hay muchos lectores que creen que con este medio se reafirma la comprensión de lo leído.

  • La vocalización
Cuando la lectura se acompaña con movimientos labiales, aunque no emita sonidos. Constituye un gran impedimento para la buena lectura porque el lector tiene que estar pendiente de cada palabra y de vocalizarla. Así se distrae la atención de lo fundamental.

  • Movimientos corporales
La lectura es una actividad mental y todo movimiento físico es innecesario, salvo el de los ojos. Algunos lectores se balancean, se sirven del dedo para recorrer las líneas, adoptan malas posturas, cuando el cuerpo debería estar relajado.

  • Vocabulario deficiente
El buen lector tiene a mano y consulta con frecuencia el diccionario. Si el vocabulario es escaso habrá textos en los que descartamos gran cantidad de palabras y expresiones que harán que nuestra lectura sea lenta.

Es un círculo cerrado: hasta que no se empiece a usar con regularidad el diccionario no se ampliará el vocabulario y la lectura no será todo lo eficaz que debiera.

Evaluación de la Feria del Libro Bogotá 2011

Todo tiene su final, y ayer a las 7 de la noche llegó el final de la versión 24 de la Feria del Libro de Bogotá. Aunque en algunos círculos se argumenta que la asistencia a la feria este año aumentó, visto desde adentro podría decirse lo contrario ya que, exceptuando el último fin de semana, los corredores de la feria se vieron casi vacíos durante la mayor parte del tiempo. Así mismo, la calidad de los visitantes decreció notablemente pues las estadísticas de venta de libros no cumplió con las expectativas de los editores participantes.

Algunas explicaciónes surgidas en torno a esta situación, han sido que: la fecha de la feria coincidió con el día de la madre y que por eso el publicó no visitó la feria; que entre semana la gente tenia que ir a trabajar, que el país invitado no parecía atractivo al público y otras excusas similares. No obstante, una razón bastante explicativa de este fenómeno es que los libros en Colombia pueden considerarse costosos e incluso un lujo para el ciudadano corriente, esto sumado a la reciente crisis que se vive el país a causa del fenómeno invernal ha hecho que la población tenga en su mente necesidades mas apremiantes que la adquisición de artículos suntuarios como pueden ser los libros.

Sin embargo el balance de la feria no es complemante negativo. El invitado especial de esta ocasión, Ecuador, dejó ver que tiene una actividad en los libros bastante interesante. Además, la realización de su programa cultural que incluyó gastronomía, música y manifestaciones artísticas, despertó gran interés en el publico asistente.

Por otra parte, esta feria sirvió de escenario para el encuentro con editores y escritores de todas partes del país y del mundo. En nuestro caso, la feria del libro fue la plataforma perfecta para dar a conocer nuestros contenidos y para descubrir nuevos talentos para entregarle a nuestro público; así que estén atentos, muchas sorpresas vienen en camino.

viernes, 13 de mayo de 2011

Ven a disfrutar de la fiesta del libro y la cultura

Hasta el día 16 de Mayo se estará celebrando en Bogotá la 24 Feria del Libro. Este año trajo como país invitado a Ecuador, quienes han hecho un despliegue interesante de cultura y amabilidad en su stand, ofreciendo desde "helado de paila", hasta experiencias multimediales, pasando por conversatorios literarios, muestras fotográficas, libros de todas las temáticas e incluso, un exquisito restaurante con una muestra gastronómica sin par.

Otro de los grandes atractivos de este año ha sido la muestra realizada en honor al Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa. Esta muestra cubre distintas facetas de la vida del peruano que a sus 75 años ha sido poeta, dramaturgo, actor, periodista, político y Premio Nobel de Literatura.

La muestra 'La libertad y la vida' se divide en catorce ambientes que completan unos 800 metros cuadrados donde se intercalan documentos audiovisuales con manuscritos y objetos personales del escritor peruano.

Además de estos dos grandes atractivos, la feria a contado con actividades permanentes, tales como conversatorios exposiciones, conciertos y muestras culturales de todo tipo. No obstante la asistencia del público a este evento ha sido pobre, por decir lo menos. Me gustaría pensar que es por el clima oscuro y lluvioso que ha reinado en Bogotá en los últimos meses y que se ha incrementado en estas dos semanas. Aún así, no hay excusa valida para dejar pasar esta oportunidad de disfrutar de la buena cultura en nuestra ciudad. Si no han ido aún estan a tiempo, y si ya fueron, pues repitan, porque este último fin de semana bien lo vale.

domingo, 8 de mayo de 2011

Lucio Colombo: Un nuevo sol que ilumina desde Colombia

 
Lucio Colombo es un personaje de dibujos animados nacido de manera espontánea en el año 2002, en el hogar de la diseñadora y artista plástica Ceci Arango, quien es una de las personas que ha llevado la vanguardia en el diseño y arte en defensa de la identidad cultural en Colombia.
 
Este primer libro relata el nacimiento de la familia Colombo. La historia tiene su inicio al final de una larga guerra que termina en una inmensa tempestad que inunda todo. Después de la tormenta llega la calma y es allí donde renace un día el niño sol y su familia, con la huella de la historia de lo sucedido.
 
Lucio Colombo es un niño sol que con sus aventuras vive y expresa su amor a Colombia y contribuye a fomentar el amor por éste, cuestionando a aquellos que no aprecian su país. Lucio Colombo tiene una familia muy especial, en la que cada uno ve a Colombia de una manera diferente; todos tienen virtudes particulares y defectos que funcionan en la historia como antagonismos. Tiene también amigos de diferentes culturas del mundo, con los cuales juega y aprende sobre la diversidad cultural presente en todos los espacios de nuestro país.
 
Este libro es el primer lanzamiento de e-ditorial 531, empresa gestada a partir de la iniciativa de un grupo de aprendices SENA, y está especializada en la creación y publicación de libros digitales con contenido multimedia.
 
Lucio Colombo está dirigido a un público de lectores infantiles entre 6 y 12 años, su contenido cuenta con 32 ilustraciones animadas y una voz narradora que acompaña al lector a través de la historia, herramienta de mucha utilidad para niños en proceso de aprendizaje lector. Su presentación se realizará en el marco de la Feria del Libro Bogotá 2011 aunque ya se encuentra disponible a la venta en La Libreria de la U y todoebook entre otras tiendas.
Para conocer más sobre nuestro personaje y ver un adelanto de la obra pueden dirigirse a: http://www.luciocolombo.com/aventurasanimadas.html

viernes, 6 de mayo de 2011

Libros para las madres

Se acerca el dia de las madres y que mejor regalo para ellas que un libro. He aqui algunas recomendaciones para que aprovechando que se está desarrollando la Feria del Libro encuentren el regalo perfecto.
  1. Jero carapálida y el guardián de las cosas perdidas: Pensando en tus pequeños llega el primer tomo de una serie de historias en donde cada miembro de la familia es el protagonista. Se inicia la colección con las travesuras de su hermano más pequeño, quien acostumbra guardar 'tesoros' en la cartera de su madre. Escrito por Irene Vasco. MONTENA
  2. Dime cómo te castigaron y te diré quién eres: Como un grito de alerta llega este libro que aborda la manera como se está educando a los hijos, confundiendo la corrección con el maltrato y el abuso físico y psicológico como resultado de la falta de preparación para la tarea de ser padres. Escrito por Martha Ordóñez. GRIJALBO
  3. Un cuento que no es invento: Perfecto para leer en familia, con ilustraciones, recrea la historia de una señora que se entera que dentro de ella hay otro corazón que late más rápido que el suyo. En familia celebran cada momento, cada cambio y cada transformación. Ilustrado por Gabriela Rubio. LUMEN






martes, 3 de mayo de 2011

Prográmese en la Feria del Libro

Artículo tomado de:

Ha regresado la Feria del Libro a Bogotá esta vez en su veinticuatroaba edición y como es costumbre este evento es mucho mas que solo descuentos en libros, pues esta llena de actividades culturales para todo tipo de asistentes, intereses y edades. Pues bien, aquí les presentamos un recuento de los eventos mas destacados de esta edición.

Eventos especiales
En el Encuentro Internacional de Escritores: El lugar de los libros, los asistentes pueden ver a autores como Rafael Argullol, Juan Esteban Constaín, Alberto Manguel, Roberto Burgos, el autor de best sellers Santiago Postiguillo, los escritores noruegos Laars Sabye Christensen y Kjartan Flogstad, y los ecuatorianos Gabriela Alemán y Gustavo Abad, entre otros.
En el encuentro se discuten temas como la novela gráfica, la nostalgia de los objetos perdidos, reflexiones sobre la no ficción y una entrevista al italiano Francesco Forgione, autor del éxito “Mafia export”. También se realiza el 1er Foro Internacional de Revistas Científicas y el 10° Congreso Nacional de Lectura.
 Tal vez uno de los eventos que más promete es el 1er Encuentro Internacional de Ilustración realizado por {img.} proyectos con el apoyo de la Fundación SM, El ilustradero, la Facultad de Artes de la Pontificia Universidad Javeriana y la Cámara Colombiana del Libro.
Este encuentro cuenta con la presencia de destacados ilustradores como Alejandro Magallanes, Quetzal León, Diego Bianchi. Para cerrarlo con broche de oro, se realiza la Pecha Kucha Night Editorial, ina noche en la que artistas gráficos pueden socializar sobre su obra.
 Por otro lado se realiza el Encuentro Internacional de Marketing Editorial, allí, se respondera  a interrogantes ¿Cómo debo diseñar una estrategia de marketing editorial exitosa entre mis lectores?; ¿Qué están haciendo las librerías y editoriales del exterior para aumentar sus ventas y ganar su posición en la mente de los lectores?; resueltas por reconocidos expertos de Estados Unidos, España, Reino Unido, México, Marruecos y Colombia. Seran 4 días de encuantro del 9 al 11 de mayo.
Invitados internacionales como: Susan Donnelly, Directora de Ventas y Marketing y Directora Asistente de Harvard University Press y Natalie Ramm, Gerente de Marketing de Penguin Books en Londres (Reino Unido), entre otros participan en la programación y con el público.
En el Seminario sobre Derechos de Autor “El mercado del licenciamiento de obras en el entorno digital”, se debaten temas como: El derecho de autor sobre obras literarias en la economía digital: desafíos. El contrato de Licencia de uso: su naturaleza y contenido. Necesidades de licenciamiento de usos digitales en el Ámbito Universitario, Tendencias emergentes en el licenciamiento de contenido en Línea, Aspectos prácticos y legales de la digitalización de obras literarias. Gestión Colectiva de Derechos de Autor sobre obras literarias en el entorno digital y La piratería en el entorno digital, entre otros importantes temas que se desarrollan del 4 al 6 de mayo.
 Por último La Cátedra de Pedagogía, Conferencia Internacional “Los Ciclos de aprendizaje”, se desarrollan temas que pretenden responder a preguntas como ¿Por qué hay tantos jóvenes que, después de diez años pasados en la escuela, no saben leer realmente?, ¿por qué quienes pasan los exámenes no saben enfrentarse a los problemas reales de la vida después de salir de la escuela? por Philippe Perrenoud, el sociólogo suizo, experto en ciclos de aprendizaje y competencias educativas el 10 de mayo.

¿No puedes asistir a la Feria del Libro en Bogotá?

E-ditorial 531 en la Feria del Libro Bogotá 2011

Editorial 531 estrena su nueva novela."Carmela Mela La Caramela"

En el marco de la 24 Feria del Libro de Bogotá (Colombia), Editorial 531 se prepara para entregar al público su segunda obra. En esta ocasión se trata de una novela pensada para una audiencia a partir de los 15 años de edad.

Carmela Mela La Caramela, es la ópera prima de Haydeé Fabiola Rivera, maestra vallecaucana que a través de estas páginas nos presenta una novela enmarcada en la tradición del “costumbrismo colombiano”. En esta obra se presentan retratadas las escenas típicas de la vida rural de gentes buenas y sencillas del Valle del Cauca colombiano de la segunda mitad del siglo XX; donde la vida cotidiana transcurre al vaivén de un destino azaroso, colmado de aventuras, felicidades, sueños y desengaños, los cuales se ven interrumpidos abruptamente por los azares y la inclemencia de la violencia que ha azotado nuestro país durante décadas.

Esta realidad es proyectada a través de los ojos de Mela y Fico, los protagonistas de esta historia, dos niños listos que viven limitados por carencias económicas y afectivas que en lugar de amilanarlos, los llenan del ingenio y las ansias que son el motor propulsor en su desbocada carrera del diario vivir.
De esta manera, reflejados en Mela y Fico, Carmela Mela La Caramela nos muestra el encanto, la fuerza y la pureza de los niños y niñas de todos los lugares y los tiempos, y luego a los hombres y mujeres que se levantan o someten a las realidades de sus entornos o quizás… a su suerte.
Si quieres ser el primero en leer un adelanto de esta obra, haz click aquí

lunes, 2 de mayo de 2011

Como generar hábitos de lectura

Artículo original de:
Guía de Centros de Recursos Educativos - MED PERÚ - 2004 –
Silvana Salazar & Julio Mendoza
Encontrado en la red en:
Blog de Julio Cesar Mendoza Francia
http://gestion-lectura.blogspot.com/2005/11/generar-hbitos-de-lectura-una-misin.html
 
Aunque todavía no han sido descubiertas fórmulas mágicas para generar hábitos de lectura, los estudios especializados indican que lo logran quienes asocian lectura a placer, al afecto y a la sensación de logro por sus resultados; quienes alcanzan a expresarse a sí mismos en sus lecturas, quienes convierten a la lectura en un espacio íntimo de libertad y autorrealización. No se puede decretar el amor por la lectura o el deseo de leer.
 
El primer espacio organizado donde los estudiantes entran en contacto con los libros y diversas fuentes y recursos de información, para realizar lecturas de manera autónoma, es el aula de clases. Por eso es muy importante que sus vivencias en este espacio escolar sean placenteras, satisfactorias, permitan las interacciones de estudiantes y docentes en un clima de libertad, respeto y tolerancia.
 
En general, hay tres factores que determinan la práctica frecuente de la lectura:
 
  1. Saber leer (comprensión lectora, capacidades comunicativas y habilidades informativas)
  2. Querer leer (desear, asociar la lectura con el placer y la satisfacción)
  3. Tener qué y dónde leer (libros, periódicos, vídeos, cds, etc.)

Saber leer. El estudiante puede construir el sentido de los mensajes a partir de sus experiencias previas, emociones y sentimientos, y lo que le ofrece el texto en sus diversas presentaciones. Forman parte del proceso las estrategias para identificar la información relevante, hacer inferencias, obtener conclusiones, enjuiciar la posición de los demás y reflexionar sobre el proceso mismo de comprensión, con la finalidad de autorregularlo. Incluye las habilidades informativas que son capacidades específicas asociadas a la identificación, uso, organización y manejo de información. En la tarea de desarrollar este “saber leer” se complementan el docente y el bibliotecario, cada uno en sus escenarios naturales, el aula y el Centro de Recursos Educativos.
 
Querer leer. El deseo de leer es el factor más poderoso para generar hábitos de lectura y nace de asociar esta actividad al placer, a la satisfacción y al entretenimiento. Sin buenos recuerdos de lo leído o satisfacción por los resultados de la lectura, goce al sumergirse en los textos, no hay hábitos de lectura. Muchas personas saben leer y tienen libros a disposición, pero no DESEAN leer, entonces no se produce la lectura. Hay muchas razones por las cuales los estudiantes no tienen una actitud abierta hacia la lectura: asocian la lectura al castigo, han tenido vivencias dolorosas como la burla de los compañeros al equivocarse en sus lecturas, la censura por leer lo que les placedeconstruir el discurso de “la lectura para cumplir la tarea”, generar un clima institucional favorable a la lectura para recuperar su dimensión recreativa y placentera para los estudiantes.
 
Tener qué y dónde leer. El saber leer y el querer leer demandan disponibilidad de materiales y recursos para la lectura, debidamente organizados con un enfoque centrado en los intereses y necesidades de los estudiantes y docentes. Nunca serán suficientes los recursos de una familia común para adquirir todos los libros y materiales necesarios para garantizar una lectura frecuente, por ello la escuela debe seleccionar cuidadosamente los libros y materiales facilitar su uso mediante la organización técnica y prestar servicios que favorezcan el desarrollo integral de los estudiantes.
 
 

domingo, 1 de mayo de 2011

Nosotros tambíen mojamos pantalla!!!

video

Bienvenidos a nuestro blog !!!!

Editorial 531 es una empresa especializada en ofrecer servicios editoriales para publicación en medios digitales, enriqueciendo los contenidos de nuestros autores con herramientas multimedia (audio, video, animación, etc) brindándole a nuestros clientes la posibilidad de acceder a obras atractivas y novedosas.

Sin embargo, este espacio no esta pensado como una herramienta netamente comercial. Queremos en este espacio, brindarle a nuestros amigos y seguidores la posibilidad de encontrar en un solo sitio artículos y notas interesantes que encontramos en nuestro a nuestro alrededor. También queremos ofrecerles la posiblidad de entablar discusiones y dar sus opiniones sin importar credo, raza, partido o nacionalidad, pero siempre bajo parámetros de respeto y cordialidad.

Pues bien, no siendo mas por ahora, solo nos resta decir que esperamos nuestra labor sea de su agrado y esperamos tenerlos por aquí muy seguido.